miércoles, 1 de julio de 2009

LA POLICÍA DE PATAGONES SECUESTRÓ Y GOLPEÓ SALVAJEMENTE A MILITANTE ESTUDIANTIL


El viernes 26, a las 20.00, el joven Julián Anello, militante y estudiante de la carrera de Ciencias Políticas del CURZA fue secuestrado por la policía de Carmen de Patagones a la salida de una reunión en el local del sindicato docente, SUTEBA. El joven había participado en las diferentes actividades que los estudiantes de Viedma y Patagones vienen realizando en reclamo de la puesta en marcha del boleto estudiantil interurbano.

Un día antes, el jueves 25, más 150 estudiantes se habían movilizado al municipio maragato. A la espera de una reunión con el intendente Ricardo Curetti fueron reprimidos por la policía local.

En esa misma ocasión, agentes policiales pretendieron detener a Julián e introducirlo por la fuerza en el Municipio, lo que fue impedido por los propios manifestantes. “Ya te vamos a encontrar en la calle”, manifestó Julián que le dijeron los policías que pretendieron detenerlo.

Antes de la detención, Julián fue perseguido varias cuadras. Una vez interceptado lo reducen y golpean. Ya dentro de la comisaría fue salvajemente golpeado nuevamente por la policía. Desde la propia Comisaria logró comunicarse con algunos de sus compañeros sin que la policía se diera cuenta. La noticia movilizó a decenas de estudiantes, dirigentes sindicales y de partidos y referentes de organismos de Derechos Humanos, que se concentraron frente a la comisaría exigiendo su liberación.

Más tarde - y por la presión de la militancia social, no esperada por la policía maragata- Julián fue trasladado al hospital debido a los golpes recibidos. Mientras estuvo detenido, el estudiante estuvo totalmente incomunicado.

La policía maragata aduce que demoró a Julián por violación de domicilio y resistencia a la autoridad. Señalan que el estudiante coincidía con el identikit de un sospechoso de robo. Así fundamentó la detención el comisario Sánchez. Acaso ¿un detenido por robo merece semejante trato?.

En tanto las organizaciones sociales (CTA Pcia. De Buenos Aires, ATE Seccional C. de Patagones Secretaria de Derechos Humanos CTA- Patagones, SUTEBA – C. de Patagones, CTA Río Negro, ATE Río Negro, UNTER-Río Negro, ADUNC- Viedma, Consejo Asesor Indígena, Agrupación Estudiantil: DEMo – CURZA, Foro Permanente por Una Vida Digna, Asamblea Vecinos Unidos del Nehuen- Viedma, entre otras) solicitaron la inmediata intervención de los funcionarios políticos, municipales y policiales, del Intendente Municipal Ricardo Curetti, señor Jorge Catellani Responsable de la Policía Comunal de Patagones y el Capitán Sánchez. También exigieron que se avance sobre el accionar directo de la policía maragata.

Lamentablemente este no es un hecho aislado más que ocurre en Patagones. La policía comunal maragata cuenta con un largo prontuario de actos de abuso de autoridad y persecución, especialmente sobre los jóvenes.

Tampoco parece un hecho aislado en la región. El fin de semana pasado también, una joven viedmense fue salvajemente golpeada por policías cuando salía de un boliche bailable. La feroz golpiza le provocó fuertes heridas y ahora está internada en el Hospital Zatti de Viedma en espera de una intervención quirúrgica que revierta el terrible daño producido.

Recientemente la policía de la localidad rionegrina de Luis Beltran persiguió, golpeó salvajemente e hizo simulacros de fusilamiento sobre un grupo de adolescente que salía de una fiesta. Casos que se reproducen casi asiduamente también en las ciudades de Roca y Cipolletti.