jueves, 23 de julio de 2009

¿LA CIUDAD QUE QUEREMOS?. ABANDONO E IMPERICIA.

El fuerte temporal de viento y lluvia que azotó la ciudad volvió a dejar al desnudo la inoperancia y el abandono de los funcionarios de gobierno sobre las poblaciones más pobres de la ciudad.

Los barrios populares y las tomas fueron las principales victimas de este temporal. Voladura de casillas, techos, inundaciones, caminos anegados, fueron las consecuencias de la desidia de la clase política local y el estado de abandono de las poblaciones dejada en la superficie por el temporal.

Ahora -dicen desde el municipio- habrá que esperar que “la naturaleza haga su trabajo” y despeje el agua. Igualmente la gente volverá a vivir en las situaciones más precarias.

Otra vez una situación externa desnuda una crisis ocultada y negada por las autoridades. Si la Gripe A demuestra la terrible crisis sanitaria que sufrimos, el temporal revela la situación de precariedad y abandono en la que viven miles de familias en la ciudad.