viernes, 5 de noviembre de 2010

CON AYUDA RADICAL...LA CEPA SE QUEDÓ CON LA CONDUCCIÓN DE LA FUC


El brazo estudiantil del Partido Comunista Revolucionario -PCR- se quedó con la conducción de la Federación Universitaria del Comahue en las elecciones que se realizaron el pasado 28 y 29 de octubre. Muy cerca de la agrupación maoísta (que obtuvo 37 votos) quedó el Frente de Estudiantes Independientes -FEI- (con 26) y más atrás las Juventud Universitaria Socialista -JUS-. Los dos últimos lugares fueron para el frente de las agrupaciones trotkistas y el MILES.

El congreso, fuertemente marcado por el asesinato de Mariano Ferreyra y la muerte de Néstor Kirchner, ratificó la presencia de la CEPA como principal fuerza (con la conducción de centros de estudiantes grandes como Ingeniería y Derecho y Ciencias Sociales), la fragmentación de la “izquierda partidaria” (cada vez más marginal en la disputa de los espacios) y la reconstrucción y recuperación de un espacio independiente combativo.

Con los votos radicales...

Si bien no fueron definitivos para la elección, los votos de la agrupación radical de Viedma, Proyección Universitaria, vienen a confirmar una alianza permanente de estos sectores con la CEPA. No es la primera vez que las agrupaciones radicales (antes fue el MEV) le acercan su apoyo al PCR, lo que confirma el carácter reaccionario de ese espacio, que entre otras cosas, ha apoyado abiertamente (ver las convocatorias firmadas en conjunto con la Sociedad Rural) a los sectores concentrados del campo en el conflicto abierto por la sanción de la 125. Allí el PCR caracterizó al locaut patronal como “la rebelión agraria”.

La atomización de la izquierda

Otro dato relevante que dejó esta elección fue la fuerte fragmentación del espacio de la izquierda tradicional. Descartando al PCR, las agrupaciones trotkistas se dividieron en dos espacios: uno comandado por la saliente conducción de la FUC (JUS) y otro por una alianza de diferentes agrupaciones menores (PTS, MAS y PO).

Recordemos que la JUS -escisión del PO- (junto al resto de las agrupaciones trotkistas) fue conducción durante el último año de la FUC gracias a los votos de las agrupaciones independientes que le brindaron su apoyo en el último congreso extraordinario. Su gestión se caracterizó por una fuerte desmovilización y vaciamiento del espacio gremial (a los pocos días de asumida la gestión, el resto de las agrupaciones trotkistas abandonaban el espacio por diferencias políticas).

La reconstrucción del espacio independiente

Las agrupaciones independientes, nucleadas en el FEI, se trasformaron en la segunda fuerza en este Congreso de FUC, lo que viene a confirmar la consolidación de un espacio que ya había logrado una buena performance en las elecciones de representantes estudiantiles para el Consejo Superior realizadas también durante este año (donde al igual que en esta elección de Federación, quedaron segundas detrás de la CEPA).

Luego de una crisis que sufrieran los sectores independientes por protagonizar las luchas contra las acreditaciones a la CONEAU (2004) y por la democratización (2006), las agrupaciones independientes combativas logran reposicionarse y proyectarse como una fuerza relevante en el movimiento estudiantil de Comahue.