miércoles, 4 de noviembre de 2009

REFORMA DEL ORGANIGRAMA DEL CURZA: “CRÓNICA DE UN FINAL ANUNCIADO”


Luego de muchas idas y vueltas, el Consejo Directivo del CURZA definió reformar parcialmente la resolución 088/88 que regula la forma de organización de las carreras en el CURZA y las formas de elección de los coordinadores. La reforma incluyó la figura propuesta por el Centro de Estudiantes de "Consejo de Carrera" pero con una representación estudiantil que los estudiantes calificaron de "antidemocrática". Este consejo estará conformado por 8 docentes, 4 estudiantes y 1 graduado externo.

El órgano colegiado definió también dar continuidad a la figura de "Reunión de Carrera" que establecía la vieja ordenanza. Esta figura es la encargada de elegir a los coordinadores o directores de carrera y estará conformada por todos los docentes de la carrera más los delegados por año de los estudiantes.

“Lo que se recorta siempre es la participación estudiantil”

Lo dijo a una emisora local Marcelo Nuñez, presidente del Centro de Estudiantes quien también sostuvo que "se creo el órgano que proponíamos pero su conformación atenta con la representación estudiantil. Lo que se recorta siempre es la participación estudiantil. Creen que no estamos en condiciones de elegir a los coordinadores o directores de carrera". Y agregó que “con esta decisión el Consejo está imponiendo una manera de organizarnos de delegados por año. Esto es pasar por alto la forma de organización que nos damos los estudiantes”.

Desde el Centro de Estudiantes proponían la conformación del "Consejo de Carrera" a través de la paridad de los claustros docentes y estudiantil.


Para Nuñez esta decisión implica un claro ataque a la representación estudiantil: "ahora a los coordinadores lo elegirán un grupo grande de docentes (todos) y un grupo reducido de estudiantes (uno por año). Teniendo en cuenta esto, cerca de 30 docentes y 4 estudiantes elegirán a los coordinadores".

Números que insultan

Si en algún momento los estudiantes creyeron que se podía lograr una reforma del organigrama que abra una mayor participación, esta posibilidad quedó desterrada en la última sesión del Directivo. Y es que la “casta profesoral” hizo valer todo su poder para asegurar una reforma que significa un claro atentado contra la representación de los estudiantes en los órganos de gobierno de las carreras.

Con esta reforma la representación estudiantil está más disminuida aun que con la reforma que aprobó la ultima Asamblea Universitaria para la conformación de los Consejos Directivos. Allí la reforma que se aprobó es de 8 docentes 4 estudiantes, 3 no docentes y 1 graduado externo. En este caso, el Consejo de Carrera estará conformado por 8 docentes, 4 estudiantes y 1 graduado externo.


En el caso de la Reunión de Carrera estará conformada por todos los docentes afectados a la carrera y la representación estudiantes de un delegado por año.

La elección que no fue

Recordemos que la gestión del CURZA (encabezada por el decano Miguel Silva y la Secretaria Académica, Viviana Bolletta), había llamado a la elección de delegados estudiantiles (con el sistema de un estudiante por año), pero está no se realizó porque ningún estudiante quiso participar de lo que consideran: "un acto antidemocrático definido por la gestión del CURZA y el Consejo Directivo".

Los padrones estaban publicados y hasta se había fijado un día y un horario para la elección. Sin embargo ningún estudiante se apersonó y no hubo elección en un claro acto de repudio generalizado de los estudiantes a esta forma de elección que retrotrae al CURZA varios años en sus formas de gobierno de las carreras.

El consenso estudiantil

Un elemento que resultó destacable en todo este proceso fue el amplio consenso que suscitó el proyecto de reforma del organigrama elaborado por la conducción del Centro de Estudiantes (DEMo). Dentro del Consejo Directivo el proyecto contó con el apoyo de los tres consejeros directivos (de fuerzas tan diferentes como el mismo DEMo, La Franja Morada y la Proyección Universitaria) y una consejera del claustro de graduados.

Fuera del Consejo, el proyecto fue debatido, modificado y mejorado por sucesivas asambleas que se vienen desarrollando desde el año pasado.

Debate cerrado

La casta profesoral cerró el debate. No tuvo ningún reparo en la posición estudiantil y definió en absoluta defensa de sus intereses corporativos: sostener en el poder a una camarilla minoritaria, autoritaria y antidemocrática.

Todo esto no hace más que revelar el miedo que este sector le tiene a la ampliación de la participación de los sectores estudiantiles. Detrás de estas definiciones políticas hay claros sesgos ideológicos que nos ponen al tanto de cómo entienden la construcción del conocimiento los sectores enquistados y minoritarios.