jueves, 14 de mayo de 2009

El caso Gómez en Ciencias Políticas


La gestión en la coordinación de Ciencia Política del radical José Gómez ha estado atravesada por denuncias de autoritarismo y desgobierno. Amparado solo en su séquito radical y en las diferentes versiones de la Franja Morada, la gestión de Goméz ha sido fuertemente cuestionada por la mayoría de la comunidad universitaria del CURZA.

El caso Gómez ha tomado en los últimos tiempos ribetes desopilantes. El último capitulo del caso incluyó una denuncia contra la agrupación DEMo (que conduce el Centro de Estudiantes del CURZA) por "persecución ideológica".

Denuncia que no puede ser tomada con seriedad porque la agrupación no puede "perseguir" ya que no ocupa lugares de poder institucional como para hacerlo. Si preocupa igual, porque la denuncia exige al decano que tome represalias contra la agrupación, sentando un peligroso antecedente.

Aquí recordamos algunos hechos que marcaron y continúan marcando un conflicto con una dinámica propia.

I - Denuncias de fraudes en las designaciones

José Gómez llegó a la coordinación de la carrera Ciencias Políticas con el apoyo de las Franjas Moradas (la oficial y la proyección) y el aval del decano Miguel Silva. Desde su llegada, la coordinación se vio envuelta en innumerables denuncias.

La primera de ellas fue la de un presunto fraude del concurso para la designación de un ayudante interino con dedicación simple en la materia Análisis Político, a cargo hasta ese entonces del profesor Martín Unzue.

Este profesor (de valiosos antecedentes y reconocida idoneidad) se vio obligado -en el final del primer cuatrimestre de 2007- a renunciar luego de ser testigo de maniobras que calificó como "fraudulentas" por parte de la coordinación en un concurso que denunció como "viciado".

En extensas cartas, el profesor Unzue fundamentó la denuncia y las irregularidades que pueden resumirse en los siguientes puntos:

- El jurado alumno nombrado no cumplía con las condiciones necesarias para serlo, ya que ni siquiera había cursado la materia y se excusó de participar en la elección. Además no había designado un jurado alumno suplente.

- El representante del claustro de graduados que ocupaba el lugar de suplente era a la vez uno de los candidatos en el concurso.

- La falta de representación estudiantil en la comisión evaluadora llevó a que el jurado compuesto originalmente por 4 integrantes tal como fue designado por el CD, contara en el momento de las entrevistas sólo con tres miembros, y en el momento de la deliberación y posterior producción del dictamen, sólo con dos integrantes (ya que Unzue fue arbitrariamente excluido por José Gomez).

- Como señala el estatuto “La comisión evaluadora sólo podrá actuar válidamente con la presencia de la mayoría de sus miembros”, lo que supone que el 51% o más de los miembros deben estar presentes, cosa que no sucedió.

- El coordinador de la carrera entrega el dictamen del concurso sin la firma de Unzue, pues según esgrimió "el profesor se habría retirado del concurso muy cansado para seguir discutiendo”, afirmación que el propio profesor Unzue calificó de MENTIROSA y MALICIOSA.

II - Denuncias de persecución política

-Gómez pretende impedir el ingreso de dirigentes del Centro de Estudiantes a la charla introductoria de la carrera

El día 9 de marzo pasado, dirigentes del Centro de Estudiantes pretendían participar de una charla introductoria destinada a los ingresantes de la carrera de Ciencias Políticas cuando denunciaron que el coordinador de la carrera, José Gómez pretendió impedirles el acceso al aula argumentando que no eran ingresantes. Finalmente los dirigentes pudieron ingresar en gran medida por la reacción de los estudiantes que solicitaron escuchar la voz de su gremio.

En una nota dirigida a la Secretaria Académica, Viviana Boletta y hecha pública después, el CEUZA denuncia que "estas prácticas nos retrotraen a las peores épocas de la dictadura militar y la consideramos una persecución política contra los estudiantes organizados".

La nota señala además que "ante estos hechos, consideramos que el acceso a cualquier clase dentro de una Universidad PÚBLICA es un derecho que debería estar contemplado y garantizado por cualquiera de las autoridades dentro de una universidad con estas características. Consideramos también que una conducta como la que presenta esta autoridad, reitero el Sr. José Adolfo Gómez, que además es profesor de varias materias de dicha carrera, no completa en lo más mínimo las expectativas de alguien que se dedica a orientar el aprendizaje".

La nota finaliza diciendo que "por todo lo expuesto le exigimos a Ud. se expida de estos hechos ocurridos en el interior de la universidad, y que además le haga llegar al Consejo Directivo esta situación para que tomen una iniciativa al respecto".

III- El coordinador va por la reelección

Finalizado su mandato y con su gestión envuelta en fuertes cuestionamientos, el profesor Goméz fue propuesto por su sector político para continuar en el cargo dos años más en una reunión convocada por la Secretaria Académica. Estudiantes y docentes denunciaron que dicha reunión no fue difundida lo que provocó que la gran mayoría de los docentes y estudiantes afectados a la carrera no fueran debidamente informados de su realización.

La reunión comenzó con la lectura de una carta que envió la Secretaria de Investigación del CURZA, la Doctora Marta Ruffini, que cuestionó el actual estado de la carrera. Luego, el profesor Gómez hizo un balance de su gestión destacando las Jornadas Nacionales de Ciencias Políticas y la incorporación de una materia específica de la carrera al primer año. También denunció la falta de apoyo de la gestión del CURZA en manos del decano Miguel Silva en estos dos años, lo que manifiestó las internas de los diferentes sectores del radicalismo en el CURZA.

El relanzamiento de Gómez tuvo como principal trampolín la creación del Profesorado en Ciencia Política y Ciencias Sociales en el CURZA. El grupo de trabajo de esta "nueva oferta académica" estuvo integrado por, entre otros, José Adolfo Gómez, Pablo Bulcourf, María Inés Barilá, Nelson Cardozo, Eliana Medvedev, Teresa Varela, Mónica Larrañaga, Wenceslao Ariscuren y Nora Rica.

Según el Centro de Estudiantes esta propuesta tiene el claro objetivo de restringir la carrera de Ciencias Políticas a la actividad docente y señalaron que "ahora el coordinador de la carrera, sabiendo que el plazo de su gestión está terminado, tira al aire propuestas que no hacen otra cosa que demostrar el poco respeto que le tienen a la disciplina. Luego de haber vaciado lo más que pudo a la carrera, ahora propone crear el Profesorado en ciencias políticas y sociales. Ya con el nombre demuestra lo que siempre estuvo a la vista, la ciencia política no le interesa, la carrera tampoco. La coordinación fue sólo su trinchera y ahora quiere restringir la formación del politólogo a la de un docente. Dice que quiere crear esa carrera por demanda laboral y eso demuestra su visión recortada de la Ciencia Política, a la cual quiere confinar a la docencia de nivel medio. Dice que esa propuesta sale de estudiantes y docentes pero nunca en los últimos dos años convocó a una reunión de carrera".

IV- Estudiantes piden impugnación de la redesignación del profesor Gómez en la coordinación de Ciencias Políticas

El Centro de Estudiantes del CURZA presentó, luego del relanzamiento de Gómez, una nota al Consejo Directivo exigiendo la impugnación de la eventual redesignación del profesor José Gómez. Según los estudiantes el saliente coordinador de la carrera de Ciencias Políticas y vuelto a proponer por un sector docente para continuar en el cargo, tiene pendiente una investigación por un fraude en un concurso y la amenaza a un docente.

A continuación la nota leída y entregada en el Consejo Directivo:

"Viedma, 15 de abril de 2009.-

Al Consejo Directivo de CURZA

Universidad Nacional del Comahue

S_______________/_____________D

Nos dirigimos a este Consejo por medio de la presente a fin de solicitar se expida a favor de una impugnación en la redesignación del profesor José Gómez a la coordinación de la carrera de Ciencia Política, en virtud de estar pendiente una investigación al mismo, en torno a un supuesto fraude en el concurso para ayudante de la materia Problemas de análisis político y, respecto de amenazas al entonces profesor a cargo de la materia (dichas amenazas, así como el evidente fraude, están bien detalladas en más de una oportunidad en descargos que el entonces profesor -Martín Unzúe- realizara ante la secretaría académica del CURZA y demás documentos que dicha institución debe conservar como prueba fehaciente).

En virtud de esta situación sumarial pendiente, cuya investigación llevara entonces Héctor Zanotti, y que esperamos se concrete, basados en la buena fe en la reiterada palabra de compromiso del señor Decano Miguel Silva al respecto es que elevamos esta fundada solicitud, ante la postulación pública del coordinador para quedarse por dos años más al mando de la coordinación.

No está demás recordar, lo que la ética pública presupone que, cuando una persona está sospechada; cuando debería caer sobre ella un sumario administrativo por el sistemático incumplimiento de las normas y de las pautas implícitas de convivencia, es responsabilidad de la autoridad máxima, proponer su separación del cargo hasta tanto se compruebe su inocencia, para salvaguardar la imagen de la institución. Era un deber ético, no jurídico o normativo, separar de su cargo al coordinador, no ahora sino hace más de un año. Ahora se suma la normativa, que dice que su tiempo ha acabado.

Cuando se sospecha fundadamente –por diversos y fehacientes testimonios - que un coordinador patoteó a profesores que no le debieron sumisión, cuando tomó de rehenes a estudiantes que manifestaban diferencias, cuando intentó perpetrar más de un concurso fraudulento, cuando clausuró las instancias democráticas para la carrera, cuando sugirió permanentemente que las reglas están para infringirlas, es un imperativo moral para aquel que fue elegido para gobernar este Centro Universitario, actuar en consecuencia con las exigencias que le imponen sus deberes de funcionario público.

Todo esto produce un serio deterioro de la calidad institucional con una seria perdida de credibilidad acerca de las instituciones básicas como son el concurso docente y las instancias de evaluación de los alumnos, en una Universidad Pública.

El pasado martes 14, llamó a la primer Reunión de Carrera en sus dos años de gestión, invocando la resolución 088/88, y lo hizo nada más y nada menos que para candidatearse a la reelección de la coordinación. Que si no fuera por la difusión y la intervención de la Secretaría Académica lo hubiera logrado con el grupo de alumnos afines que fueron a apoyarlo, en una reunión de carrera convocada 24 hs antes, lo cual demuestra una vez más su escasa vocación democrática.

Es por esto que solicitamos la intervención del Consejo Directivo en esta problemática, siendo el órgano deliberativo de gobierno principal en nuestro Centro Regional.

Sin más que a la espera de una respuesta favorable y en virtud a los principios aquí expuesto, saludamos atentamente".

V- Gómez denuncia al DEMo y pide represalias contra la agrupación

Si bien es indudable la gravedad de los hechos denunciados por el Centro de Estudiantes y los docentes del CURZA contra la gestión Gómez, uno de ellos es el que reviste mayor seriedad.

Acorralado por las denuncias, el profesor pretende "judicializar" a mansalva el conflicto denunciando a la agrupación DEMo de calumnias e injurias y de persecución ideológica contra su persona. El hecho es irrisorio pero igualmente grave.

La nota enviada al decano Silva, la Defensoria del Pueblo y el INADI señala que "en el carácter invocado vengo a denunciar formalmente, no obstante los sucesos que son de publico y notorio conocimiento, que en el ámbito Institucional he sido desde hace algún tiempo y soy actualmente victima de maltratos, agresiones, perturbaciones, difamaciones, persecuciones, humillación, injurias y calumnias, conductas todas antidemocráticas, realizadas en forma sistemática por parte de estos grupos identificados como agrupación política estudiantil "DEMO".

La nota de Gómez sienta un peligroso antecedente, ya que exige acciones represivas contra una agrupación politico-universitaria que de ninguna manera puede ejercer persecución de ningún tipo, ya que no se constituye en una autoridad institucional.

La nota señala que "estos grupos que se desenvuelven a través del vandalismo y el miedo parecen poseer una especie de "fueros" que le permiten manejar arbitrariamente, sin rendición de cuentas de sus actos regando con la sospecha y la duda irrazonable e infundada, como si fuera una autoridad superior e inapelable, ejerciendo "justicia" unilateral y arbitraria para aniquilar al que piensa y no somete, vale la pena revisar la historia, que en algún punto aporta elementos que no deberían repetirse".

Pedir que se accione contra cualquier organización política es grave, pero lo es más aun cuando dicha agrupación cuenta con la legitimidad de haber sido elegida democráticamente como conducción del Centro de Estudiantes del CURZA y tiene una trayectoria de más de 15 años en la universidad.

Gómez asevera en su nota que "Nos" encontramos, y también lo incluye a ud., Señor decano, inmersos en el accionar de un grupo organizado bajo el lema de humo: "universidad comprometida, democracia..., consenso y participación", pero desde una postura, en los hechos, inquisitorial-violenta, que condena "por sospechas" o "dudas" infundadas, insostenibles, que ellos mismos crean; una especie moderna del Comité de Salvación Pública instrumentado por el tristemente célebre Robespierre durante la época del Terror de la Revolución Francesa y que llevara a la guillotina a miles de sospechosos. La misma metodología que eliminara centenares de miles de disidentes ideológicos en las conocidas purgas de Stalin y que debe y tiene que impedir y por ello ahora reprocharse".

Y remata "creo firmemente en el respeto por las ideas y repudio todo tipo de persecución ideológica como la que siento vienen efectuándose hacia mi persona, en el ámbito académico y en ocasión de mi condición de docente regular, en tanto la libertad de pensamiento esta garantizada por normas de la mayor entidad".

VI- Conclusión

El conflicto en la carrera seguirá sumando capítulos. El último de ellos debe preocupar no solo a la universidad sino a la comunidad toda. Que el conflicto se supere a través de la participación democrática de los docentes y estudiantes de la cerrera es un desafío institucional para la universidad.